Yo, Dion Graco, cronista del grandioso emperador AUGUSTO, me dispongo a narraros el nacimiento de mi grandiosa y pequeña ROMA en la península de la Hispania “ AUGUSTA EMERITA”.

Corría el año 25 a.e.c., mi Emperador, Octavio Augusto encomendó a  Publio Casirio, gobernador de la Lusitania la fundación de la ciudad AUGUSTA EMERITA, como premio a los eméritos (Militares veteranos, de ahí su nombre en honor a su fundador y a sus primeros habitantes) legionarios de la V Alaudae y la X Gemina, tras las guerras acaecidas con los pueblos del norte peninsular. Los Cantabros y Los Astures, últimos focos de resistencia en la romanización  de la Hispania.

Gracias a los sabios consejos de los sacerdotes mi “amada y pequeña ROMA” nació a la orilla norte del río Anas (Guadiana) en un vadeo entre los puentes del Anas y Barraeca (Albarregas), en el cruce estratégico de caminos por donde discurría la Ruta de la Plata.

Tres colinas la rodean, de la que destaca el Cerro Albín.

 

Los constructores aprovecharon este emplazamiento privilegiado sirviéndose de las laderas exteriores de las colinas para construir la muralla. 

A los pocos años paso a ser la capital de la provincia de la Lusitania.

 

Nacida como homenaje al primer emperador del grandioso Imperio Romano, OCTAVIO AUGUSTO.

Los más hábiles profesionales  de la Hispania y de otras ciudades del Imperio dieron vida a una de las más bellas y esplendorosas ciudades romanas en el Mundo.

Se construyeron todo tipo de monumentos con los mejores materiales, puentes, acueductos que abastecían a la ciudad de agua, termas, baños, teatro, anfiteatro, circo, viviendas....

Una gran infraestructura, para una gran Urbe.

 La provincia de la Lusitania junto a las provincias, Tarraconensis y  Baética, constituían la administración de la Hispania Romana.

 

 

En el siglo IV de vuestra era llegó a tener cerca de los 36.000 habitantes.........

 

 

............. Y un día llegó la oscuridad con la traición de aquellos que no se amamantaron de la gran Loba, hicieron el día noche y la penumbra envolvió al Imperio en la sombra del olvido, con un manto púrpura.

 

Después de 1600 años.

 

“Mérida”......Renace

Gracias a la estirpe del nuevo Imperio podemos hoy disfrutar de tus tesoros anhelados, que brotan buscando los rayos de luz, que atraviesan las arrugas de tu piel.

Los días son de una luminosidad celestial y tus noches son mágicas.

Déjate embriagar, que tus sentidos se nublen al calor de una copa de vino, después de una función de teatro con más de 4000 espectadores, un paseo romántico por el Foro hacia el Templo de Diana, seguido de una cena a la luz de una lucerna para terminar con un paseo por el puente del rió Guadiana y mojarnos con los besos de la persona que amamos, y así nuestra jornada atracara en buen puerto, esperando un nuevo día.

 

 

HISTORIA

 

Menú

 

 

Vida en Emérita

Casa del Anfiteatro

Casa del Mitreo

Necrópolis

 

Trama Urbana

Foro de Emérita

Arco de Trajano

Templo de Diana

Más de Emérita

Espectáculos y ocio

Teatro

Anfiteatro

Circo

 Periferia e infraestructuras

El Agua; Acueductos y Pantanos

Puentes y calzadas

Extremadura Romana

Ciudades de Hispania