La caída de Roma

 

La progresiva desintegración del Imperio no se puede atribuir a una sola causa, la progresiva irrupción de los bárbaros. La invasión bárbara fue la gota que colmo el vaso causando el final del Imperio Romano y el nacimiento de la Europa medieval, a través de los reinos que se fueron formado en los siglos posteriores dando lugar al nacimiento de los países actuales. La decadencia de Roma fue algo inevitable y natural, pero ¿Cuando empezó su decadencia? ¿Fue victima de una larga agonía? O ¿Fue asesinada?.

Todo parece indicar que la decadencia o derrumbe se inicia a finales del siglo II con el reinado de Cómodo. Pero explicar las causas de ese proceso tan prolongado y complejo no es tarea fácil. Causas culturales, ideológicas, sociales o económicas, una excesiva burocracia, unos impuestos abrumadores, un retroceso demográfico, falta de mano esclava o causas políticas como la debilidad del poder imperial, la expansión del cristianismo, las guerras civiles, el creciente poder militar, la desintegración de la provincias, la amenaza bárbara y la progresiva admisión de bárbaros y mercenarios en el ejercito, el desgaste de la clase dirigente, etc...

 

Los Bárbaros eran un conjunto de tribus que estaban asentadas fuera de las fronteras del Imperio en el centro y este de Europa. Su economía era primitiva basada en una agricultura y ganadería comunal poco desarrolladas. Cada año los jefes decidían que parte del suelo común habría de ser cultivada. Las redistribuciones periódicas impedían grandes diferencias de riquezas entre las familias y los clanes. Los rebaños eran propiedad privada, y constituían la riqueza de los principales guerreros de las tribus.

Tenían pocas leyes y se vinculaban a sus jefes y estos a su rey por un juramento de fidelidad. La nobleza militar estaba formada por los mejores guerreros, los jefes militares de carácter excepcional se elegían en tiempos de guerra. Se integraban en asambleas de las cuales salían elegidos los reyes. Dirigían las compañas militares y actuaban dirigidos por un consejo de ancianos. No estaban unidos, se dividían en grupos, cada uno con su rey, religión, instituciones. Muchos de los clanes eran matriarcales.

 

Con la llegada de los romanos al Rin la estructura social se modificó. El comercio se introdujo rápidamente, los jefes guerreros estaban deseosos de colaborar con Roma, vendían ganado productos agrícolas y esclavos. La forma de vida en grupo se fue desintegrando. Adoptaron el modelo de explotación de las villae, con fincas cultivadas por esclavos capturados en las guerras. Ahora la autoridad era ejercida por el consejo de Optimates sobre las aldeas confederadas. El consejo era el dueño de las fincas, séquitos y esclavos. La igualdad de la tribus quedó muy alterada existiendo una gran diferencia social y económica entre los nuevos dirigentes hereditarios y el pueblo. El peligro de invasión creció a medida que la romanización los transformaba gradualmente. Progresivamente el ejercito romano encargado del limes utilizaba en sus filas a un número creciente de guerreros bárbaros. Los romanos rodeaban sus fronteras de jefes bárbaros afines, los  foederati a cambio dinero y protección para que mantuviera a raya a las otras tribus.

 

Roma era la gran despensa de Europa, el faro en la oscuridad al que todos miraban, los “Bárbaros” deseaban disfrutar del modelo de vida romano, querían unirse a Roma y formar parte de ella.

El problema bárbaro se agudizo durante la anarquía militar entre los años 235-284, las continúas luchar entre los jefes militares y la falta de un líder, propicio que hacia el 260, que francos y alemanes traspasaran las fronteras y llegaran a Hispania; en el 263 los godos toman Efeso, y en el 267 los hercúleos atacan Atenas.

 

A nivel interno la decadencia expandía su manto negro, sublevaciones, conspiraciones, deserciones, pillaje y demás causas hicieron que en los siglos posteriores se acrecentaran los problemas. Con Dioceclano (284-305) Roma respiró, pero a su muerte la tetrarquita entraño nuevos problemas, el poder unificado del Emperador se fracturó y nacieron nuevas sedes imperiales, que culminó con la ruptura del Imperio y su consiguiente división. Romanos y griegos, Occidente y Oriente. Constantino en el 313 promulgo el edicto de Milán ,en el que se concedía la libertad de culto y en el 330 creó su nueva capital Constantinopla. En el 332 firma el pacto que regula la migración y utiliza soldados bárbaros para la defensa de las fronteras. A mediados del siglo IV gran cantidad de oficiales y soldados eran de origen germánico que estaban cultural y políticamente integrados en la vida romana. El quebramiento de los antiguos vínculos religiosos y políticos y la continua penetración de los bárbaros afecto directamente a la vida de las ciudades y los campos. Con la llegada al poder de Juliano, se detiene el avance bárbaro y se intenta volver al paganismo. A su muerte Valentiniano y Valente se reparten la defensa del imperio romano, y la desunión y ruptura ideológica del imperio de occidente y oriente se agudiza. En el 367 los godos rompen el pacto firmado con Constantino. En el 378 derrotan a los romanos en Adrianópolis. Los bárbaros empujados violentamente por los hunos no tienen otra solución que enfrentarse a Roma. El clima antibárbaro se agudiza, se producen matanzas y son destituidos de los cargos relevantes. Pese a los esfuerzos los godos penetran en todo el imperio.

Las oleadas migratorias y la formas de asentamiento se realizaron a través de la  hospitalitas. Las invasiones germánicas tuvieron lugar en dos fases sucesivas, cada una de las cuales siguió un modelo y una dirección.

A los  mercenarios germanos, los «huéspedes» bárbaros, se les concedía una gran parte de las propiedades.

En Hispania, los visigodos recibieron más tarde un tercio de las reservas señoriales y dos tercios de las tenencias en todas las fincas.

No hay ninguna señal que indique que la división de las grandes fincas tuviera una resistencia violenta por parte de los propietarios latinos.

Los clanes se apropiaron de las tierras y se convirtieron en parte de la aristocracia provincial.

Hasta el 378 todo intento de intrusión había sido repelido, pero con la derrota en Adrianópolis, los romanos otorgaron el estatuto de federados a los pueblos que acataran el poder imperial mediante "foedus". Estos pueblos reinarían bajo su derecho y proporcionasen auxilio militar al imperio. La sede imperial se estableció en Rávena .

Teodosio consiguió de nuevo la unidad política y religiosa en torno a la Iglesia romana (antiarraniana). La muerte de del emperador supuso la definitiva división del Imperio en dos. En el 379 Teodosio vence a los sarmatas y es proclamado emperador. Durante su reinado se libran numerosas batallas y se realizan pactos y negociaciones que conceden a los bárbaros tierras dentro del Imperio y los incorpora al ejercito. Los bárbaros ocupan cada vez puestos de mayor relevancia y se emparientan con la casa imperial. Los hijos de Teodosio, se unen con las hijas de Estilicon y Arcadio; y se rodean de asesores bárbaros. Los herederos de Teodosio, Honorio en Roma y Arcadio en Constantinopla, promulgaron una Ley de Hospitalidad. En ella se reglamentaba la forma en que las familias germanas asentadas en el Imperio habían de disfrutar de parte de los bienes de las familias romanas que las hubieran acogido. La defensa del Imperio fue quedando en manos de generales de ascendencia bárbara.

En el imperio de Oriente consiguen nacionalizar los ejércitos y la burocracia, pero en Occidente la Galia es arrasada y Roma impotente no puede frenar la invasión de Vándalos, Alanos, Suevos, Godos y Burgundios. En el 410 Alarico y sus tropas saquean e incendian Roma.

Los pueblos y las culturas se mezclan y en 417 los visigodos penetran en la península. En el 423 muere Honorio y en el 425 su hermana Gala casada con el rey visigodo es reconocida como emperatriz. En el 435 se acuerda la paz entre romanos y vándalos, en el 443 los Burgundios se establecen al este de la Galia. Pero indiscutiblemente la causa decisiva de la invasión fue la presión de los hunos. Los primeros en atravesar las fronteras fueron los visigodos que huían de los hunos.  Entraron en el imperio como aliados militares, a cambio de tierras y dinero, pero no contextos comenzaron a morder la mano que les había dado de comer. Posteriormente los hunos al no encontrar resistencia deciden invadir el imperio Romano de Occidente; que estaba agonizando.

En el 451 los hunos son vencidos por la alianza bárbara. El papa León III y los hunos hacen un pacto y estos tras la muerte de Atila regresan a sus tierras. En el 455 muere Valentiniano III y el poder se sucede rápidamente y en el 476 el joven Romulo Augústulo es depuesto, por Odocrato con su ejercito de bárbaros cristianizados. Con Augústolu el imperio pone fin a su agonía.

Algunos ejércitos romanos sobrevivieron durante décadas después de que fueran barridos los limitanei, las defensas fronterizas. Las provincias cayeron en el desorden, el bandidaje y la rebelión social se adueño del Imperio.

Se crearon cuerpos reducidos de caballería de élite: caballos acorazados con láminas metálicas, grandes escudos ovalados, largas lanzas y espadas de inspiración germánica.

Los "castella" resistieron como ciudades fortificadas durante años: las gentes se refugiaban en las ciudades y se defendían como podían en espera de los refuerzos.

 

No fue un cambio brusco, fue un largo proceso de desintegración durante más de dos siglos. Los romanos y bárbaros intentaron causar la menor alteración de la paz y el orden manteniendo la armonía de ambos pueblos.

Los bárbaros tenían el poder y el Imperio fue desmembrándolo completamente. No existía un jefe o cabeza visible que pudiera gobernar.

Como consecuencias de las invasiones desapareciendo la unidad política y jurídica, el latín se mezcló con las lenguas germanas, y dio lugar a las lenguas romances. La económica sucumbió ya que los bárbaros no estaban acostumbrados al comercio, ni  a la manufacturación. La sociedad se volvió completamente rural, se establecieron en los campos, convirtiéndose la agricultura en su base económica. Los ricos propietarios romanos perdieron gran parte de sus tierras porque tuvieron que ceder a los germanos un tercio de ellas, según lo exigía la ley romana para su ejercito y así nacieron los terratenientes. La Iglesia perdió poder por que los germanos se convirtieron al Arrianismo. Pero la Iglesia termino por atraer a los bárbaros.

Las ciencias, artes, letras; la cultura en general decayó, pero por suerte aunque fue mucho lo perdido, algunos amantes de la cultura y religiosos continuaron su estudio y salvaron de la destrucción los libros y tratados de la Antigüedad con los que hoy nos podemos deleitar.

 

Los nuevos Reinos Germanos. Los más importantes fueron:

- El reino de los Visigodos en España fue el más próspero, muchas ciudades conservaron su actividad y comercio sin decaer. Como los visigodos eran unos de los pueblos más romanizados. Abandonaron su lengua y adoptaron el latín. Para unificar y gobernar sobre toda la Hispania tuvieron que luchar contra los suevos y otros pueblos bárbaros establecidos también en la península. En el 586, se convierten al catolicismo. Después de un siglo se unieron y mezclaron con la población hispanoromana y abandonaron el arrianismo.

- El reino Ostrogodo se asentó en Italia y esta se recuperó de la destrucción sufrida. Protegió la cultura romana rodeándose de concejales romanos y manteniendo leyes y sistemas administrativos del desaparecido Imperio.

- El reino de los Francos fue expandiéndose y expulsó a los Visigodos de las Galias y ocupó casi todo el país. Sometieron a más pueblos y conquistaron el sur de Alemania. El reino Franco fue el más poderoso y el mejor unificado, fueron unos de los primeros en convertirse al catolicismo; permitiendo así la unificación de los romanos y francos.

- Los Anglosajones fundaron siete reinos en Inglaterra, y tardaron varios siglos en unificase.

En la antigua Britania desapareció por completo casi toda la cultura romana y se impusieron las instituciones y costumbres germánicas.   

El mito artúrico es latino, procede de los siglos V-VI, surgió un líder local, el conocido como último romano, que unificó los restos de la Britania, Ambrosino Aureliano...
 
Con el tiempo la leyes romanas fueron desapareciendo y empieza a tomar color el feudalismo y la gestación de la alta Edad Media.
 

Tras el saqueo de los bárbaros Roma siguió en pie, en el  608 se levanto el último monumento en el Foro, la Columna de Focas. Poco después el abandono, los temblores, la decadencia,...sea como fuere el Foro se convirtió en unas ruinas semienterradas llamado "el campo de las vacas", donde estas vagaban a sus anchas. Durante la Alta Edad Media, algunos de los edificios que se habían conservado fueron despojados de su decoración exterior y se utilizaron para decorar las casas particulares.
Pero fue con la construcción de la Basílica de San Pedro cuando se cometieron la mayoría de destrozos y las aberraciones que no cometieron los denominados bárbaros. Los monumentos fueron demolidos para aprovechar los materiales. Veamos algunos ejemplos:
 
 - El Templo César fue demolido casi por completo, arrancaron la mitad oriental del podio para que sirviera para relleno de los cimientos de San Pedro. Estaba en un buen estado de conservación.
- El Palatino, la residencia de los Cesares, las Termas..... fueron desnudadas y año tras año desmanteladas. Columnas, revestimientos, toneladas de mármol fueron convertidas en cal, Julio II instaló hornos en el Foro Romano para convertir las columnas de mármol en cal; también se utilizaron como relleno o si les sonreía la fortuna eran utilizadas para adornar nuevos edificios. Con la mitad del Coliseo y la totalidad de el Circo Máximo sucedió lo mismo.
- Multitud de estatuas fueron reutilizadas, castradas o lamentablemente destruidas.
- El Arco de Constantino se salvó, claro, era el primer emperador cristiano, y como pensaron que el arco Séptimio Severo era también de Constantino también se salvó, ya ves. El Arco de Tito era utilizado como puerta arrancaron sus laterales, pero por suerte logro salvarse.
- Mussolini en 1930 destruyó la Meta Sudans, la fuente situada junto al Arco de Constantino y  los restos del pedestal del Coloso de Nerón. Por desgracia también construyó la avenida de los Foros Imperiales, destruyendo parte de los foros de César, Nerva, Augusto y Trajano.
 
Benedicto XIV en 1744 consagró el Coliseo, solo así se pudo frenar su destrucción.
En 1999 comenzaron las excavaciones para unir los Foros de César y Nerva. Actualmente hay un plan de recuperación de la Roma Clásica.
 
 

LA VIDA DIARIA

 

HISTORIA

 

MONUMENTOS

 

CRONOLOGÍA

 

EJERCITO

 

MENÚ ROMA

 

CARTOGRAFÍA

 

DINASTÍAS

 

MENÚ