Columna de Focas

 

Fue erigida por el emperador de Bizancio Focas, el 1 de agosto de 608 delante de los Rostra en el Foro, último monumento que se levantó en el Foro Romano. Columna corintia de 13,6 m datada en siglo II. Debajo de esta zona se hallan las galerías subterráneas de época de Cesar, que servían para organizar los combates de gladiadores que se celebraron aquí hasta época de Augusto.

 

Columna de Marco Aurelio

 

Fue erigida entre 180 y 192. Inspirada en la Columna Trajana, se conmemoran las victorias de la Guerra Germánica (171-172) y de la Sarmántica (173-175).

En esta columna las figuras de los bajorrelieves son más alargados y abultados. Mide 42m de altura, y está compuesta por 27 tambores de mármol superpuestos.

La base se encontraba en su origen cuatro metros por debajo del nivel del suelo.

En la misma zona se alzaban dos templos, la columna de Antonino Pio, un crematorio, y el reloj solar, posiblemente más grande jamás construido, tan grande como la Piazza del Popolo, hoy sepultado bajo los edificios de la zona. También se conoce como columna Antonina.

 

 

Columna de Trajano

 

La columna fue erigida el año 113. Es de orden dórico, tiene una altura de unos 40m, contiene 17 tambores, de 1.5 metros de alto por 3.5 de diámetro y una escalera interior en espiral de 185 peldaños. Realizado en mármol blanco de Carrara.
Está circundada por 200 metros de bajorrelieves en los que se relatan las victorias del emperador hasta lograr la colonización de la Dacia. Estaba coronada por una estatua de Trajano, actualmente de San Pedro.
Es el único monumento que permanece intacto de los elementos que conformaron el conjunto del foro de Trajano. El grandioso fuste está erigido sobre un pedestal cúbico que contenía el sepulcro del emperador, y en su superficie se describen a modo de epitafio, las expediciones militares de Trajano; siempre está presente en todos los bajorrelieves, aparece en más de 60 ocasiones.
El realismo es la característica de este monumento, sus relieves se consideran como los mejores ejemplares del relieve romano de carácter histórico.

Las 26.000 imágenes estaban pintadas con colores brillantes para que fueran bien visibles desde el techo de las bibliotecas, situado a media altura de la columna. La columna indica la altura de la colina Quirinal que se destruyó para construir el complejo de Trajano.