LAS LETRINAS

 

A lo largo de la amplia vida de las termas públicas, se han ido sucediendo diversas reformas que alteraban su aspecto y que han dejado como testigo de su existencia. De la época más antigua, siglo I a.e.c., únicamente se conserva parte de un pavimento, realizado con ladrillos rectangulares de arcilla cocida colocados en forma de espiga.

Con la reforma posterior se construyeron unas grandes letrinas públicas, que estaban en funcionamiento a finales del siglo I a.e.c.

La estancia tenía planta cuadrada y capacidad para unas 29 personas; sus paredes estaban rodeadas de una línea de bancos con asientos perforados, bajo los cuales discurría un profundo canal de arrastre de aguas fecales. Delante de los bancos y a los pies de los usuarios, un canalillo proporcionaba agua limpia con la que se podían realizar abluciones o aclarar las esponjas y utensilios higiénicos empleados para limpiarse. Actualmente y para su mejor comprensión, se ha reconstruido parte de uno de sus muros laterales, con los bancos que servían de asiento a los usuarios.

Estas letrinas fueron derribadas a mediados del siglo I, y sobre ellas se construyó una piscina porticada para nadar al aire libre. Las dos basas que se conservan aquí corresponden a dicho pórtico.

 

HISTORIA

 

FORO

 

TEATRO

 

TERMAS

 

PUERTO FLUVIAL

 

PISCINA PORTICADA

 

MURALLAS

 

VER PLANO

 

NECRÓPOLIS

 

LA ESPAÑA ROMANA

ZARAGOZA ROMANA

MENÚ

CIUDADES DE HISPANIA