Anfiteatro

La construcción del anfiteatro se planifica junto a la del teatro. Iniciándose pocos años después e inaugurándose en el año 8 a.e.c., según se deduce de sus inscripciones. Con esta obra se completaba el proyecto de la fundación de la ciudad. "Augusta Emérita", ya capital de la provincia de la Lusitania, disponía de una gran área pública de acorde a su categoría política y administrativa.

En el anfiteatro se celebraban los “venationes”, que eran los juegos gladiatorios, hombre-hombre, luchas entre animales y entre animales y hombres. Era una de las actividades de ocio preferidas por los habitantes. Supuestamente también se habían celebrado las famosas “Naumaquias”, que consistían en inundar de agua el foso para representar batallas navales. Igual que el teatro fue abandonado con la oficialización del cristianismo. Se fue cubriendo de tierra y las zonas que quedaron descubiertas, sobre todo la “summa cavea”, fue utilizada como cantera para la realización de obras de índole religioso.  La “cavea” o graderío se construyo aprovechando la colina del cerro San Albín. Poseía 16 puertas de acceso al recinto, destacando la puerta situada en el eje occidental. Dos de sus puertas, las situadas al NE están cerradas por la muralla. No tenemos una explicación unánime para este hecho. Tres puertas monumentales al norte, sur y este, comunican el exterior del Anfiteatro con la arena.

A igual  que sucede con el teatro esta dividido en tres zonas, la "ima, media y summa cavea". En la cavea intermedia se pueden apreciar la restauración llevada a cabo por Menéndez Pidal en los 50.

En las primeras gradas de los extremos del eje menor se construyeron dos tribunas, la del oeste reservada a las autoridades de la ciudad, a la cual se accedía por las escalerillas que parten de la galería que sigue a la puerta principal. La tribuna del este era reservada a la persona que sufragaba la realización de los juegos. Dos escaleras comunicaban esta tribuna con la arena, donde se han hallado inscripciones que nos han permitido conocer la fecha de inauguración del anfiteatro. En base a los restos aparecidos permiten suponer la existencia de otros dos palcos de honor, situados en los extremos del eje mayor. Su capacidad era de unos 14.000 espectadores.

Es de planta elíptica mide 54,5 metros en su diámetro mayor y 41,5 metros en el menor y entre sus zonas principales destaca la arena, donde se desarrollaban los espectáculos. Separando la arena del graderío se encuentra un alto podium.

Este muro estaba recubierto de mármol y era rematado con una cornisa. En el centro del foso se excavó una gran galería con forma de cruz que se supone que albergaba las jaulas de las fieras y el material escénico. También ha tenido un uso como aljibe y quien sabe si como recinto religioso, como ocurre en el anfiteatro de Tarragona.

Dos grandes galerías permitían el acceso a las gradas y el de los gladiadores a la arena. En ambos lados de ellas encontramos habitaciones, que posiblemente eran para uso de los gladiadores o las fieras. Pero también alguna de estas habitaciones estaría dedicada al culto de la Diosa "Némesis", según se deduce de una inscripción hallada en la galería sur los participantes de los juegos se encomendaban a ella.       

        

   
   
   
 

Ver Anfiteatros romanos

 

HISTORIA

 

 

 

 

Menú

 

 

Vida en Emérita

Casa del Anfiteatro

Casa del Mitreo

Necrópolis

 

Trama Urbana

Foro de Emérita

Arco de Trajano

Templo de Diana

Más de Emérita

Espectáculos y ocio

Teatro

Anfiteatro

Circo

 Periferia e infraestructuras

El Agua; Acueductos y Pantanos

Puentes y calzadas

Extremadura Romana

Ciudades de Hispania