Amphiteatrum Flavium

 

 

“COLISEO”. El anfiteatro fue ordenado construir por Vespasiano en el 72 para inmortalizar el nombre de los Flavios. Fue inaugurado por Tito en el 80, después de ocho años de duro trabajo. Tiene una altura de 50m, construido con sillares de travertino. Su planta elíptica mide 188x156m, con una circunferencia de 527m. y una altura de 57m. Tenía capacidad para unos 60.000.- espectadores. Consta de tres series de arcos superpuestos, con 80 arcos numerados, coronados por un ático de sillares decorados con pilastras salientes. Sus semicolumnas son de orden dórico en la planta baja, jónico en el primer piso y corintio en el segundo piso. Se accedía por cada uno de los 80 arcos, 76 entradas para el público y cuatro especiales de la que se conserva una, la entrada del emperador. Se identifica por la placa del Papa Pío. Cada espectador recibía una tablilla de madera que le indicaba porque arco debía de acceder.
El arquitecto o arquitectos que lo diseñaron son desconocidos. Poderosos arcos de medio punto sostienen las bóvedas anulares, sobre las que se asientan los diferentes niveles de gradas. Los arcos se encuentran flanqueados por semicolumnas y rematados por dinteles. Las arcadas estaban presididas por la presencia de numerosas esculturas que actualmente ha desaparecido. Los arcos del segundo y tercer piso estaban adornados por 160 estatuas.
Sobre 240 ménsulas de los arcos superiores se apoyaban las vigas de madera que sostenían el velarium. Se conservan 5 de las 160 piedras del anclaje exterior y parte del pavimento original. A la arena del Coliseo se podía acceder por dos entradas, en el eje mayor, la porta triunfalis por donde entraban los gladiadores y la porta libitinaria por donde se retiraban los cadáveres. Medía 76x46m. La arena estaba recubierta de un entarimado de madera que escondía las galerías y maquinaria para los juegos. El muro de la arena media 4m de altura y sobre este, estaba la barandilla de mármol blanco con el nombre de los senadores.

 

Actualmente se observan los subterráneos con sus dependencias y pasillos. Del graderío se conserva parte de las bóvedas. Se reconstruyó una parte con 7 escalones. Augusto solo permitió que las mujeres disfrutaran de los juegos desde la última grada. El Coliseo tenía muchas fuentes de agua y letrinas.

Alrededor del Coliseo estaban los edificios auxiliares, el ludus magnus, un campamento donde se alojaban los marineros que accionaban el velarium, cuarteles para los gladiadores de distintas etnias, un depósito de armas, un almacén para los elementos escénicos, el saenarium para el cuidado de los heridos y el espoliarium donde se desvestían y acumulaban los cadáveres. La historia de sus restauraciones y añadidos es numerosa; durante el reinado de Tito y Domiciano se le añadió la cuarta planta.

La Meta Sudans data del siglo I, era un lugar público situado en un valle por el que discurría un riachuelo. Era una fuente de forma cónica que en el siglo II los gladiadores se refrescaban en sus aguas antes de los combates en el Coliseo.
Hasta hace poco estaba escondida bajo una carretera pero Mussolini en 1936 destruyó la Meta Sudans, la fuente situada junto al Arco de Constantino. Actualmente son visibles sus cimientos.

 

Los espectáculos fueron prohibidos en el siglo V y poco a poco sus piedras fueron utilizadas en la construcción de palacios y otros monumentos.

Su nombre viene por la enorme escultura de bronce simbolizando al sol que erigió Nerón, el Colosseo, en el lugar en el que Nerón tuvo su suntuosa residencia, la Domus Aurea, sobre la que se edificó el anfiteatro. El Coloso de Nerón era una estatua que representaba a Nerón. Estaba realizada en bronce y media unos 30 ó 35m. Estaba situada frente a la plataforma del Templo de Venus y Roma. Posteriormente Adriano cambió su ubicación, situándola junto al anfiteatro. Los restos que se conservaban de dicho pedestal fueron destruidos en 1936 y se construyó un pequeño jardín para indicarnos su ubicación.
Los juegos fueron abolidos en el año 438, el último espectáculo de venationes se celebró el año 523, el edificio estaba en estado ruinoso por el abandono y los terremotos.
Paulatinamente sus piedras fueron utilizadas en la construcción de palacios y otros monumentos. En la Edad Media la familia de los Frangipane lo transformó en fortaleza. Algunos temblores derribaron en parte el mármol que lo revestía, y posteriormente fue utilizado como cantera para otras construcciones desde el siglo XV se extrajeron su bloques de travertino, y los pernos de cobre, hasta mediados del siglo XVIII, cuando fue consagrado por el Papa Benedicto XIV, en honor de los mártires cristianos y comenzó su conservación.

En junio de 2010 un grupo de investigación de la UCA, localizaron dos epígrafes con el texto GADITANORUM, 'de los gaditanos'. Estas inscripciones se grabaron sobre los peldaños del graderio y, según los investigadores, aluden al espacio reservado para los miembros de las familias gaditanas residentes en la ciudad. No se documentan hasta la fecha otras alusiones a la reserva de asientos para miembros de familias pudientes de otras ciudades romanas en el Coliseo, de ahí lo excepcional del caso. Están datados a finales del siglo II o principios del III.
 

 
Ludus Magnus

 

Era una escuela de gladiadores situada a escasos metros del Anfiteatro Flavio en el valle situado entre el Celio y el Esquilino, data de época de Domiciano. Fue construido en su mayor parte en ladrillo, sobre otro edificio comercial del siglo I. Tenía una altura de tres plantas. El complejo tenía un patio rodeado por los alojamientos. En medio del patio se encontraba un pequeño anfiteatro para el entrenamiento de los gladiadores.
Se conserva la mitad de la arena y parte de los barracones que la rodeaban; el resto del edificio se encuentra bajo las edificaciones modernas. Medía 63 metros de largo por 49 de ancho, una capacidad de 3.000 espectadores. En el siglo VI fue utilizado como lugar de enterramientos.
El Ludus Magnus fue una de las cuatro escuelas de gladiadores creadas por Domiciano, las otras tres se llamaban Dacia, Galica y Matutinus.


 
Anfiteatro Castrense

 


El Anfiteatro Castrense data del s. III. Se localiza en las proximidades de la iglesia de Santa Croce in Gerusalemme.

Junto al Coliseo y al Ludus Magnus, Son los únicos anfiteatros que se conservan en Roma. De forma elíptica, tiene unas dimensiones de 88 metros de largo, y de 75,80 metros de ancho. Fue construido en su mayor parte con ladrillo, posiblemente en época de Heliogábalo. Tenia 3 plantas, de las cuales sólo se conservan la primera y parte de la segunda. Durante el reinado de Aureliano, al construir la muralla el anfiteatro se incorporó a esta y las arcadas exteriores fueron tapiadas.