Basílica Emilia

 

 


Fue edificada en el 179 a.e.c, por los censores Marco Emilio y Marco Fulvio Nobilior. Ha sido destruida y reconstruida varias veces, en el 78 a.e.c. por el cónsul Marco Emilio Lépido, por lo que recibió el nombre de Basilica Aemilia. La basílica se emplazó sobre las Tabernae novae; un incendio obligó a reconstruirla en 14 a.e.c. por Lépido y Augusto. La última reconstrucción y su aspecto actual data del 410 cuando fue restaurada después del incendio de Alarico.
La Basílica Emilia mide 70 x 29m, dividida en naves por hileras de columnas. La nave central, de casi 12m está flanqueada por una más pequeña al sur y otras dos al norte. La basílica de cara al foro tenía un pórtico de dos pisos con dieciséis arcos sobre pilastras, detrás del pórtico hay una serie de tabernae entre ellas se abren las tres entradas que dan acceso al aula.
Junto a la Basílica Emilia se hallan los restos del templete de Venus cloacina. Era un templo dedicado a la diosa con forma de pozo, que comunicaba con la cloaca. Era el punto donde la cloaca Máxima entraba en el Foro.


 
Basílica Julia

 

Fue ordenada construir por Julio César en el 54 a.e.c. sobre la Basílica Sempronia.
La Basílica Julia fue terminada por Augusto, se incendió en el 14 a.e.c. y fue reconstruida por Augusto dedicándola a sus hijos adoptivos Cayo y Lucio en el 12. Sufrió un incendio en época de Carino en 283. Fue restaurada en época de Diocleciano. Después del saqueo de Alarico fue reconstruida por el prefecto urbano Gabinio Vetio Probiano. Mide 109x48m. La nave central de 82x18m en torno a la cual había cuatro naves menores abovedadas de dos pisos. La nave central se dividía en cuatro partes por cortinas o estructuras de madera que cuando la ocasión lo requería se retiraban para dejar el espacio libre. Aun podemos observar la planta completa con las basas de las colosales columnas centrales que sostendrían las cinco naves del edificio y las escalinatas de acceso. Actuaba como sede del tribunal de los Centunviros, ciento ochenta jueces que eran el total de los cuatro tribunales juntos. En la escalinata del pórtico se han hallado juegos grabados en el mármol.

En la vía que discurre por delante de la basílica Iulia, había siete columnas honorificas de época de Diocleciano, solo se conservan los basamentos. Dos de ellas fueron restauradas en el siglo XIX.



Basílica Ulpia

 

La basílica Ulpia formaba parte del foro de Trajano. Cerraba el lado noroccidental siendo el edificio más grande del complejo. Las columnas eran de granito gris. Fue saqueada durante la Edad Media y sus mármoles se utilizaron para la construcción de iglesias y casas.

 


 


Basílica de Majencio

 

Su construcción se inició en el en el 306 por Majencio y fue terminada por Constantino; fue construida sobre las ruinas del Templo de la Paz de Vespasiano. La basílica se dividía en tres naves, una central y dos laterales. La nave central tenía una altura de 35m, 3m más que las naves laterales; y 80m de longitud. Es una de las más espléndidas y uno de los edificios más importantes de su tiempo. Se singulariza por disponer de cubierta abovedada de arista.
Alojaba una estatua colosal de Constantino construida en mármol y bronce dorado. Algunas partes de esta estatua se hallan en el patio del Palacio de los Conservadores en el Campidoglio de Roma. Actualmente sigue en pie la pared norte.

 
 
Curia Julia (Hostilia)

 

Según la tradición la primera Curia fue fundada por el Rey Tulio Ostilio en el siglo VII a.e.c. del que tomó el nombre de Curia Hostilia.
Ha sido reconstruida varias veces. Fue reparada y ampliada por Sila; en el 52 a.e.c por un incendio causado por los incidentes relacionados con las exequias del tributo Clodio, fue arrasada. Posteriormente César la trasladó de su primitiva ubicación al lugar donde hoy se halla. Con su muerte en el año 44 a.e.c. se interrumpió la obra, la nueva Curia cambió el nombre por decreto Senatorial, pasando a llamarse Curia Iulia, y fue acabada en el 29 a.e.c. por Augusto. Posteriormente fue restaurada por Domiciano. En el 283 quedó destruida por el fuego del emperador Carino. Del 284 a 305, la Curia fue reconstruida por Diocleciano, de esta rehabilitación es el pavimento actual. En 412, la Curia fue de nuevo restaurada, esta vez por el prefecto urbano, Flavio Annio Eucario Epifanio.
La sala tiene 25,20m de largo y 17,61m de ancho. En los laterales hay tres escalones que podían acoger cinco filas de sillas, unos trescientos senadores. Destaca el «Altar de la Victoria» y su suelo. En época romana estaba revestida de mármol y porticada.
Los Plutei de Trajano son unos parapetos de mármol tallado que fueron descubiertos en el año 1872. Se encuentra en la Curia aunque no eran parte de su estructura original.

 

Las puertas de bronce actuales son réplicas de las modernas; las originales se trasladaron a la basílica de San Juan de Letrán por el papa Alejandro VII en el año 1660.

Era la antigua sede del senado romano y donde los augures transmitían los deseos de los dioses. Delante de la Curia se conserva el área del Comitium, donde se desarrollaban las asambleas populares.
La Curia Julia es uno de los monumentos que han mejor han sobrevivido gracias a su conversión en la iglesia de San Adrián en el siglo VII; de esta época es la reconstrucción del tímpano y el tejado. El 10 de julio de 1923 el gobierno italiano adquirió la Curia Julia y el convento anexo de la Iglesia de San Adrián al Collegio di Spagna.

 

Curia de Pompeyo

Se halla en la plaza de Largo di Torre Argentina, detrás del templo de Juturna. Se conservan varias hiladas de sillares. Aquí fue asesinado Julio César el 15 de marzo del 44 a.e.c.

 

 

Basílica de Neptuno


La Basílica de Neptuno data de época de Augusto. Construida por orden de Agripa en honor del dios del mar Neptuno, para celebrar sus victorias navales. Se restauró en época de Adriano. Sus restos se hallan detrás del Panteón.
 

 

Basílica de Porta Maggiore

 

La basílica neopitagórica de Porta Magigiore fue descubierta en el año 1917, durante las obras de modernización de la estación de ferrocarril. La basílica tiene una planta de tres naves con ábside central. Los techos y paredes están adornados por estucos con escenas mitológicas que representan la salvación del alma y los secretos de la tradición iniciática. Data del siglo I.


 

LA VIDA DIARIA HISTORIA CAÍDA CRONOLOGÍA

MENÚ